Tres consejos para recibir al verano sin apuro

El gran error de mucha gente es prepararse para el verano una semana antes. Es prácticamente imposible y no solo nos referimos a lo físico sino a que ante altas temperaturas los cuidados referidos a alimentación o costumbres deben adaptarse.

De no ser asi sabemos que pueden aparecer mareos, descomposturas y bajas de presión sobretodo en las ciudades en las que la humedad ataca sin medida.

Tres consejos para recibir al verano sin apuro

¿Por qué no tomar los cambios de a poco? sobre la hidratación si bien debe estar presente todo el año se aumenta en verano. No esperen a tener sed, las ganas son algo secundario en este punto y deben beber líquido quieran o no diariamente. Con una base de agua pueden no solo quedarse ahí sino que para no aburrirse pueden incluir infusiones, jugos y licuados de vegetales.

De a poco hagan que sus cenas sean mas livianas. En verano siempre se nota la falta de hambre y es por eso que uno suele comer menos pero el cambio abruto hará que nuestro cuerpo “no entienda” lo que ocurre. Lentamente y sin llegar a extremos, siempre manteniendo una ración sana, disminuyan la cantidad de comida que ingieren con las cenas.

Finalmente, muchísimo cuidado con el sol. En enero uno quiere estar bronceado pero muchos para lograrlo se tiran bajo sus rayos sin cuidados una semana antes. Si tienen terraza, una plaza cerca, jardín o cualquier tipo de espacio es buen momento para comenzar. Diez minutos al día en los horarios adecuados y con protección harán que para cuando llegue la época tengan un color perfecto en la piel y con mucho menos riesgo a obtener manchas o problemas a futuro.